Adolescentes y violencia de género

  • ‘La Guía para madres y padres con hijas adolescentes que sufren violencia de género’ es una herramienta práctica muy interesante a tener presente junto al imprescindible teléfono.

Parece que los últimos trabajos realizados al respecto arrojan datos preocupantes sobre el incremento de la violencia de género entre adolescentes. Las nuevas tecnologías y las redes sociales mal utilizadas se convierten en herramientas de control para aquellos chicos que, fruto de su inseguridad, pretenden convertir a sus parejas en una posesión más. El fruto de una cultura machista que parece, no terminamos de erradicar. Las familias con hijas que sufren este problema se encuentran desconcertados y en muchas ocasiones no saben qué hacer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que casi el 30 por ciento de las mujeres (el 29,4) entre 15 y 19 años de todo el mundo ha sido maltratada por su pareja.

Los progenitores deben aprender a detectar los cambios de comportamiento en sus hijas, así como saber cómo y cuándo actuar en estos casos.

La violencia de género es un problema social, de carácter estructural, que tiene su raíz en el machismo y la desigualdad que se reproducen y perpetúan generación tras generación en toda la sociedad y el silencio es su mayor aliado. Los padres  no deben sentir culpa ni  sentirse avergonzados por la situación en su lugar realiza varias recomendaciones:
– Mantener la calma

– Escuchar de forma proactiva

– Mostrar unidad entre los progenitores

– Acordar las intervenciones y comentarios

– No juzgar ni opinar en los momentos iniciales

– Garantizar la confidencialidad de la conversación

– Transmitir confianza, apoyo y cariño

– Reforzar positivamente las iniciativas de la niña

– Respetar sus tiempos

– Preguntar cómo puedes ayudar en lugar de abrumarla con propuestas

Es difícil en estos casos mantener la serenidad para seguir este decálogo de consejos, sin embargo, se trata de una situación tan delicada que resulta imprescindible continuar paso a paso para lograr salir de la espiral que supone la violencia machista con las dinámicas familiares intactas y, a ser posible, incluso reforzadas por epecialistas.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa