Ayuda a tu mascota a comprender la llegada del bebé

La llegada de un bebé es una maravillosa ocasión para la familia, pero existe un miembro de la casa: la mascota, que probablemente necesite atención especial y comprensión para ayudarlo a que haga frente a esta situación.

Algunas mascotas necesitarán extra atención cuando una familia introduce a un bebé en el orden de la casa. Los perros en particular pueden encontrar confusa e invasiva la entrada a escena del bebé. Un perro socializa en paquetes lineales, lo que indica que considera a algunos miembros de la familia como dominantes a su propia posición y otros como sumisos. Inicialmente, un perro probablemente observa al bebé dentro del “paquete sumiso” y puede mostrar un comportamiento dominante. Observa los signos de agresión como gruñidos, orejas hacia abajo o hacia atrás de la cabeza y agachado. Los perros que son muy apegados a la familia, pueden llegar a deprimirse y dejar de comer.

Estos son algunos tips que un médico veterinario, especialista en nutrición y cuidados de animales de compañía recomienda:

  • No quites la atención total a tu mascota: planea pasar tiempo con ella. Has que conozca que no fue reemplazada en la casa. Las mascotas pueden tener miedo a sentirse abandonados o rechazados cuando el bebé recibe toda la atención
  • Consiente a tu mascota: sal a pasear y dale premios cuando se porte bien
  • Si es una raza grande, permitele entrar al cuarto del bebé e investigar la cuna y los nuevos muebles. Si existe talco u otros olores, asociará el olor —eventualmente— con el bebé, así es que permite que conozca los olores.
  • Cuando nazca, cuidadosamente permite a tu mascota ver y oler a tu bebé. Los padres que entran en pánico y empujan a sus hijos cuando un perro o gato se aproxima, están enviado el mensaje de que el bebé es una amenaza. Puedes aplicar lo siguiente: ponle al bebé en su mano una galleta o premio y permite que el perro vea que ese premio viene de la mano del nuevo integrante de la familia; así asociará que es algo bueno para él.

Los gatos son menos sociables que los perros, por lo que es posible que prefieran ignorar al bebé. Ellos no socializan como los perros, por lo que tienen poca necesidad de mostrarse agresivos. Para ellos la parte más molesta de vivir con niños es sentirse incómodos, aunque, algunos gatos muy apegados a sus dueños pueden sentir rechazo. También pueden dejar de comer. Si observas comportamientos agresivos en tus mascotas, corrígelos rápidamente, pero no los castigues.

Aún con estas preocupaciones, algunas mascotas nunca se acostumbran a los niños. Como la gente, algunas veces aceptan a los niños y otras no. Si una mascota crece alrededor de niños, generalmente su comportamiento no será un gran problema. Si la mascota no ha visto a un bebé antes, entonces deberás acercarlos y supervisar su interacción por un tiempo. Además, si tienes una mascota que ha sido maltratada por un niño, será un gran obstáculo que superar.

Conforme tus hijos crezcan, es imperativo que aprendan cómo tratar y respetar a la mascota de la familia. Ellos deben saber que las mascotas sienten el dolor y soledad cuando nadie está a su lado, justo como las personas. Recuerda es común que las mascotas sean “tus bebés” al principio. Ellos no entienden qué está pasando. Encuentra formas de mostrarles tu amor, tanto como siempre lo has hecho. Realiza caminatas tranquilas o acompáñalo en el jardín en una tarde soleada. Haz que sus comidas sean un tiempo especial para ustedes dos. Un poco más de afecto será una gran forma de hacer feliz a tu mascota.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa