Cepillado en seco de la piel

El cepillado en seco es una práctica milenaria que forma parte de las famosas filosofías de limpieza del Ayurveda, la ciencia hindú de curación considerada por muchos como la más antigua. Se realiza mediante una suave fricción que activa el sistema linfático del organismo, el cual está formado por una cadena de ganglios por los que fluye la linfa, que es el líquido que recubre a las células y permite la eliminación de toxinas del cuerpo. Al activar el movimiento de la linfa se facilita la eliminación de toxinas y, con ello, se ayuda a disolver y eliminar la acumulación de grasas que, entre otras desgracias, origina la aparición de la celulitis. Pero esto no es todo, además de combatir este problema epidérmico, estimulando la piel y rompiendo los depósitos tóxicos de los tejidos, sus otros beneficios son:

  • Eliminar las células muertas de la piel.
  • Mejorar la circulación facilitando que el propio organismo se deshaga de los desechos por los poros de la piel.
  • Aumentar la firmeza de la piel al incrementar el riego sanguíneo.
  • Estimular el sistema linfático para que el cuerpo elimine toxinas por esta vía.
  • Permitir que la piel pueda respirar de forma óptima.
  • Acelerar las terminaciones nerviosas de la piel.
  • Tonificar la musculatura al activar las fibras musculares.
  • Aliviar las contracturas.

Consejos para un buen cepillado

Para cepillar la piel es conveniente usar un cepillo de fibra vegetal que se puede adquirir fácilmente en herbolarios y tiendas naturistas. Mejor hacerlo por la mañana, recién levantada, sobre la piel seca. Empieza por las plantas de los pies y continúa hacia arriba por las piernas, con movimientos circulares en dirección al corazón. Para el abdomen, usa movimientos circulares en sentido contrario a las manecillas del reloj. Cepilla con suavidad lo senos y no te acerques a los pezones.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa