Cómo reducir la pancita después del Embarazo?

 

Después del parto, los cambios hormonales hacen que la parte central de tu abdomen se desinfle y disminuya el tamaño hasta parecerse al estado previo al embarazo. Tu útero tarda unas cuatro semanas en contraerse a su tamaño normal. Recuerda que no debes realizar ejercicios abdominales hasta pasados dos meses después del parto, mínimo. Además, siempre es recomendable reforzar el suelo pélvico antes de trabajar la zona abdominal.
La actividad física tonifica los músculos del estómago y quema calorías. Un régimen riguroso de ejercicios que incluya una sesión de aeróbicos y movimientos enfocados en el abdomen puede hacer maravillas. Ten en cuenta que antes de empezar una rutina como esta debes estar segura de que tu cuerpo está preparado.

Ejercicios para el abdomen

Crunch.

Para hacer este ejercicio tiéndete boca arriba en el suelo y pon las manos detrás de la nuca. Tus piernas deben estar flexionadas y elevadas. Después, levanta el tórax intentando acercar la nuca a tus rodillas. No debes tomar mucho impulso y no presionar la nuca con las manos y procurar dejar las piernas quietas. Repite este ejercicio 20 veces.

Crunch de piernas.

Tiéndete en el suelo con las piernas flexionadas en un ángulo de 90º. Eleva la pelvis y las piernas, llevando las rodillas hacia la nuca y manteniendo los hombros en el suelo. Realiza 3 series de 20 ejercicios.

Crunch completo.

Recuéstate con las manos detrás de la nuca y las piernas flexionadas en un ángulo de 90º. Al mismo tiempo, eleva las piernas flexionadas y el busto, intentando juntarlos todo lo que puedas. Realiza 3 series de 20 ejercicios.

¡Amamantar ayuda!

Amamantar ayuda, en especial en los primeros meses después del nacimiento. Las mujeres que amamantan queman calorías adicionales para elaborar la leche, por eso, habitualmente pierden el peso del embarazo con más rapidez que las madres que no lo hacen. También produce contracciones que ayudan a reducir el útero, haciendo de esto un ejercicio para todo el cuerpo.

Cuidados que debes tener con tu dieta

Si subiste mucho de peso en el embarazo, bajar algunos kilos puede ayudarte a reducir el abdomen. Eso sí, espera al menos seis semanas antes de reducir calorías. Hacer dieta demasiado pronto después de dar a luz podría disminuir tu producción de leche y ocasionarte mayor cansancio.

Las mujeres necesitan entre 1600 y 2200 calorías por día. Para perder alrededor de medio kilo por semana, elimina 500 calorías diarias, ya sea comiendo menos o incorporando más actividad física a tu rutina. Perder más de medio kilo a la semana podría disminuir tu energía y alterar tu humor.

¡No hagas una dieta extrema!

Si estás amamantando, la pérdida de más de un kilo por semana puede generar la liberación de toxinas hacia el torrente sanguíneo. Esto aumentaría la cantidad de estos contaminantes que terminarían ingresando a tu leche. Si no comes lo suficiente, tu bebé podría dejar de recibir las vitaminas nutrientes y grasa que necesita de tu leche materna.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa