Criar a un Hijo Único

Si eres mamá o papá de un solo hijo o una sola hija, la vida en familia tendrá un sabor especial.  Hay muchas ventajas pero algunos retos también.

Los hijos únicos tienden a:

  • Relacionarse bien con adultos.

En casa, por lo general están acompañados por personas mayores y es común que participen en casi todas las actividades de sus papás.

El papá del hijo único con frecuencia lo trata como su contemporáneo y le habla con lenguaje avanzado.

El hijo único puede llegar a ser un compañero inteligente y maduro, ya que lleva toda su vida interactuando más con adultos que con niños.

  • Tener un elevado nivel de lenguaje.

La interacción con adultos y la oportunidad de convivir con sus papás, constantemente escuchando sus conversaciones, le da al hijo único una ventaja en el desarrollo lingüístico. Su vocabulario puede ser más amplio que el acervo de palabras de otros niños, y es común que hable con más formalidad.

Si los papás acostumbran a leer y escuchar música con él, la ventaja aumenta.

Como muchas veces se les trata como a alguien mayor, los hijos únicos pueden llegar a ser muy independientes, resolviendo sus propios problemas y tomando decisiones atrevidas.

No les agobia enfrentarse a los adultos para pedir algo o exigir sus derechos.

También tienen sus áreas de oportunidad, que pueden ser:

  • Compartir. 

En casa el hijo único no tiene competencia por los juguetes ni la atención de mamá y papá. Lo más seguro es que aprenda a jugar solo, o con un adulto que lo consiente y le permite quedarse con todo lo mejor sin ninguna discusión.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa