Cuída su Postura y su Espalda

El desarrollo de tu bebé ocurre en etapas durante las que aumentan sus capacidades o es capaz de realizar nuevas actividades. Es importante no saltarse pasos, pero es más importante no cambiar los buenos hábitos natos por los malos copiados de los adultos o influenciados por la tecnología y otros factores externos. Si quieres que tu bebé sea un adulto sano, cuida estas 7 prácticas desde ahora:

  • Siéntalo bien. ¿Cómo? Con la espalda recargada al asiento y las pompas lo más atrás posible; un consejo es subir sus pies a un banquito para que no queden volando. Cuida que no se resbale de la silla o sillón porque lastima su espalda y crea un hábito que trae consecuencias perjudiciales para su salud: desde mala digestión y dolor de espalda, hasta cansancio y depresión.
  • Fíjate de que no doble la cintura al agacharse. Aunque sea para hacer ejercicios de estiramiento (al tocar las puntas de los pies con las manos) cuando tu hijo dobla la cintura lastima la espalda baja y crea disposición para sufrir una hernia de disco entre más veces lo repite. Este problemas es más común en los adultos, pero muchos empezaron por malos hábitos de niños.
  • Ojo con su postura al utilizar celulares, tablets y computadoras. Antes con el tiempo de lectura perdíamos la curvatura cervical por malas posturas, pero ahora que se suma el uso de tablets y celulares, tu hijo ni siquiera forma esta curvatura, ¿te imaginas? Al girar la cabeza hacia abajo para ver la pantalla lastima sus cervicales y sus brazos se fatigan por el tiempo que dedica a sostenerlos.
  • Enséñale a estirarse hacia delante, no hacia atrás. Cuando piensas en enderezarte, ¿crees que debes hacer los hombros hacia atrás? Incorrecto. Si le enseñas esto a tu hijo, está lastimando la curvatura de la espalda alta y del cuello (fíjate como cuando lo hace parece que empuja la cabeza hacia delante). Lo correcto es hacerlo hacia adelante. Para enseñarle haz que levante los brazos a la altura de los hombros (como si tomara distancia), dile que una las manos y que deje caer la cabeza hacia delante; esto favorece tanto la curvatura de su cuello como la de la espalda alta y va a tener una mejor postura.
  • Absolutamente prohibido: tronarse el cuello, la espalda, las rodillas, los hombros y tobillos. Si también lo haces, dile adiós a este hábito para evitar que lo imite. Tronar las articulaciones es muy delicado porque al hacerlo, sus ligamentos se aflojan y debilitan. ¡Alto! Lastimar las articulaciones es igual a lastimar el sistema nervioso (que pasa a través de la columna) y es la parte que nos hace funcionar. Llévalo con un quiropráctico si ves que tiene la tentación de hacerlo por molestia o incomodidad. Su cuerpo le está pidiendo que algo se mueva pero al hacerlo de manera incorrecta, fuerza a su cuerpo.

Observa a tu hijo y si notas que algo le molesta, se siente incómodo o se queja de algún dolor, atiéndelo de forma oportuna. Llévalo con el pediatra para que te indique si es necesario canalizarlo con un especialista y ayúdalo a que su cuerpo esté al cien durante su desarrollo.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa