Cuidados para tu cabello

Independientemente del presupuesto que tengas para comprar productos y servicios para tu cabello, su manejo depende en gran parte del cuidado básico que le ofreces los 365 días del año. Sigue los siguientes pasos para mantener un cabello bien cuidado y manejable. Éstos aplican a cualquier tipo de cabello.

Primero que nada conoce bien qué tipo de cabello tienes, de esta manera podrás adquirir los mejores productos para tu cabello.

 Aunque pienses que tu cabello no crece mucho, debes cortar las puntas cada seis a ocho semanas para que éste tome fuerza y no tenga puntas partidas o quebradizas. El cabello puede crecer hasta media pulgada al mes.

Lava tu cabello con la temperatura de agua correcta, es decir con agua tibia al lavarlo y con agua fría al enjuagarlo. No lo laves todos los días, de hacerlo le estarías robando sus aceites naturales haciéndolo lucir reseco y opaco.

Cada dos o tres meses usa un champú clarificante para “desintoxicar” el cabello de todos los residuos que han dejado el champú, gel, espuma, fijador y otros productos en la hebra.

Cuando sientas que un producto no te funcione como antes se debe a que el cabello está tan saturado que no responde. Usa un champú clarificante y notarás como todo vuelve a ser como antes.

Sea la temporada de verano o no, siempre que te expongas al sol protege tu cabello. Puedes adquirir productos que se aplican al cabello para bloquearlo del sol si vas a la playa o piscina. También usa un sombrero o gorra cuando salgas a caminar, a correr bicicleta o trabajar en tu jardín.

Cuando laves y seques tu cabello jamás lo estrujes demasiado con la toalla; más bien ve apretando la toalla entre los mechones para eliminar el exceso de agua. Y cuando lo desenredes hazlo de abajo hacia arriba para evitar que se parte. Siempre usa agua fría para el enjuague final, así se cerrarán las cutículas de las hebras evitando que se abran o partan.

No abuses de las herramientas calientes, como el secador, la plancha o la tenaza. Trata de no usar el secador más de dos veces por semana y en el caso de la plancha y la tenaza reserve su uso para ocasiones especiales. Aunque existen varios productos que previenen el daño por el calor de las herramientas calientes siempre lo mejor es evitarla.

. Antes de hacer una cambio drástico, como cambiar tu color, como de marrón a rubio o viceversa, consulta con un profesional. Muchas veces por economizar el costo de hacerlo en un salón de belleza te sale más caro reparar el desastre de color que te hiciste tú misma en casa y peor aún tu pelo se maltrata muchísimo por la aplicación de tantos químicos.

Humectación y más humectación… Eso es lo que necesita siempre tu cabello para lidiar con las condiciones del clima y el maltrato que le hacemos constantemente cuando lo sometemos al calor, al agua salada o al cloro de la piscina. Proponte aplicar una mascarilla o un tratamiento semanal a tu cabello

 

 

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa