ENSEÑALE A SER SIMPATICO

Los científicos han demostrado que los niños que desarrollan empatía son más felices, tiene nmejores relaciones sociales, son mucho más resistentes ante el estrés y tienen mejor desempeño académico.

Lo que ha sucedido en las últimas décadas es que la sociedad le ha dado mayor valor a la competencia y a la individualidad olvidando que para que la empatía se dé, se deben cumplir dos etapas:

  1.  Reconocimiento: capacidad de distinguir lo que otro puede sentir o pensar
  2.  Respuesta: reacción ante el otro

Si te preguntas cómo hacer a tu hijo empático porque te has dado cuenta que dice lo que siente sin importar lo que piensen los demás, no te asustes, es normal en los niños y conforme vaya creciendo entenderá mejor qué decir y callar en ciertas circunstancias. La buena noticia es que desde el nacimiento, tu bebé trae en su cerebro el equipaje necesario para desarrollarla gracias a las neuronas.

Los seres humanos podemos sentir lo que los demás mediante las “neuronas espejo”, que son las que permiten simular sentimientos e imitar reflejando lo que vemos en los otros. Es gracias a ellas que lloramos al ver una película triste o que sentimos ansias cuando vemos a alguien rascar un pizarrón o debilidad al ver sangre.

Sin embargo, la empatía en todas sus formas debe ser motivada y cultivada en el mundo interno del niño para que se convierta en un adulto sensible y responsable de su conducta ante los demás.

¿Qué tienes que hacer entonces?

  1. Darle el ejemplo al ser empático no solo con los extraños sino con él mismo
  2. Permitirle expresarse, no solo sus puntos de vista sino sus sentimientos
  3. Ponerle atención y cuidado cuando te quiera decir algo
  4. Animarlo y ayudarlo a expresar sus sentimientos (una buena manera es hablando de los tuyos)
  5. Aceptar sus sentimientos aunque no aceptes su conducta (“entiendo tu enojo pero no me gustan los berrinches”)
  6. Hacerle preguntas para entender mejor lo que quiere expresar
  7. Cuestionarle lo que pueden sentir los otros
  8. Ubicarlo de manera imaginaria en la situación del otro
  9. Pedirle que piense en las veces que él o ella se ha sentido así
  10. “Cacharlo” portándose bien; es decir, felicitarlo cada vez que tenga una conducta de interés por el otro, generosidad o ayuda. Cuando incluya al niño apartado o comparta sus dulces o tome en cuenta lo que otro niño siente o quiere

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa