La súper Madre

Entre el trabajo, la casa y los hijos, a veces sentimos que no podemos más; a tal grado de considerar que necesitamos descansar de los niños. Si esto se ha cruzado por tu mente y te sientes la peor mamá del mundo, no te preocupes, no lo eres. Mejor toma aire y lee lo siguiente:

Como mujeres nos vemos expuestas a un sin fin de expectativas tanto de la familia como de la sociedad. Te has preguntado qué es lo que esperan de ti los demás.

1. Ser ejemplar. Estar pendiente de la escuela, nutrición, y salud física y mental, ser cariñosa, paciente, estar bien arreglada y siempre lista para cuando tus hijos te necesiten
2. Tener el título de profesional “exitosa”, o por lo menos universitaria, lo equivalente a culta o bien informada. En caso de ser profesional, hacerlo bien siendo ”competitiva”, pero sin descuidar a tu familia
3. Hacer ejercicio o mejor aún ¡estar en forma! De preferencia delgada e impecable. Lee por qué es mejor ser una mamá de carne y hueso
4. Ocuparte de que tu casa marche bien
5. Ser la esposa ideal, complaciente, femenina. Que sabe atender a su pareja cuando éste llega cansado de trabajar
6. Actuar como la buena hija y amiga
7. ¡Ah! Por cierto, además debes vigilar que… Tus hijos se acuesten a tiempo, se laven los dientes, aprendan a ir al baño, a vestirse, que coman sano, tengan buenos amigos, hagan sus tareas y que lleguen a tiempo a sus actividades extras, visitas médicas y eventos sociales

Es evidente que todo esto te genere presión y si te dejas llevar por las ideas de todo lo que debes hacer como mujer; las cuales provienen de los valores que te inculcaron en casa o de los roles que viste cerca y que sin querer hiciste tuyos. Al momento de cuestionarte en qué parte de tu compromiso estás fallando, es inevitable que sientas culpa o frustración, con el malestar emocional que implica. Si a esto, le sumas el no poder hacer nada para cambiar tu situación, como dejar de trabajar, es normal que presentes una emoción negativa y paralizante.

¿Qué dice la psicología al respecto?

El primer vínculo afectivo se da con la mamá, por lo que de acuerdo a teorías en la materia, si eres buena, garantizas un mejor futuro a tu hijo, pero si te encuentras en desequilibrio, él vivirá las consecuencias.

Con toda esta información parece que el panorama ideal sería, que durante los primeros seis años de vida, la mamá se olvidara de ella misma para poder hacer un papel excelente. Pero el rol es otro, pues hay casos que ella comparte la responsabilidad económica en la familia y asume un logro profesional.

Así que la primera tarea que nos toca es liberarnos de este sentimiento para poder avanzar y criar hijos responsables, dándoles un buen ejemplo y calidad de nuestro tiempo, para que crezcan seguros del amor que sentimos por ellos y con un gran testimonio de superación.

Puedes enviar tus preguntas y comentarios a: soytopmotherredes@gmail.com

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa