Leche de cabra para bebés ¿Buena o mala?

 

La leche de cabra se ha convertido poco a poco en una bebida natural cuyo consumo ha aumentado en los últimos años en nuestro país.

En muchos estudios científicos llevados a cabo para descubrir –y confirmar- cuáles son los beneficios de la leche de cabra, se ha llegado a comparar en bastantes ocasiones a esta leche con la maravillosa leche materna, debido sobre todo a su menor contenido en caseína (de ahí que sea considerada como una leche hipoalergénica), y un contenido en oligosacáridos parecido (que al llegar al intestino grueso actúan como prebióticos, ayudando en el desarrollo de la flora prebiótica).

Esta leche posee una menor cantidad de lactosa en comparación con la leche de vaca, por lo que es mucho más digestiva y puede ser más tolerada por algunas personas con intolerancia a la lactosa.

Pero en comparación con la leche de vaca sus beneficios nutricionales no acaban aquí, ya que la leche de cabra contiene incluso una mayor cantidad de ácidos grasos esenciales. Esto significa que ayuda a disminuir los niveles altos de colesterol total y triglicéridos, reduce las transaminasas altas y previene enfermedades cardiovasculares.

 

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa