Lo que deben saber los Padres Primerizos

Pocas cosas tan maravillosas y aterradoras como la de sostener por primera vez a tu hijo: te das cuenta de que su bienestar depende completamente de ti; qué comerá, si usará chupón, dónde va a dormir, hasta qué tipo de educación y religión tendrá. Hay miles de preguntas y hoy, tienes pocas respuestas.

Ese sentimiento es completamente normal. Si te sientes perdido, estas dónde todos los que fuimos padres primerizos estuvimos. Nadie nace sabiendo ser padre, no te lo enseñan en la escuela ni en la universidad, ni tus padres te lo enseñaron. De repente cuando piensas que lo has descifrado todo, tienes un trabajo, te acabas de casar o vives con tu pareja y decidieron tener familia, te conviertes en papá (o mamá) y es como si te dieran RESET y te dan un borrón y cuenta nueva. No sabes ni cómo cambiar un pañal, mucho menos educar a un ser humano. Entonces, ¿eres un mal padre o una mala madre por no saber todo? No. Lo que ahora necesitas practicar es saber escuchar a tu hijo, empezar a conocerlo, usar tu instinto, leer ciertos libros o ir a cursos de paternidad para traer más luz a tus preguntas. Debes tomar tu vulnerabilidad y reconocer que no lo sabes todo y empezar desde cero.

Lo que me parece poco ético es que sabiendo que todos los padres primerizos estamos igual de perdidos, muchas empresas han basado su éxito en nuestros miedos para vendernos más de lo que te puedes imaginar:

El mejor biberón libre de BPA , el chupón medidor de temperatura, la toallita orgánica para limpiar al bebé, un osito que imita cómo suena el corazón dentro del útero para que tu recién nacido duerma mejor… Todos estos productos pueden o no funcionar, porque la mayoría suponen que sí, pero no hay ningún estudio que lo respalde.

Más allá del chupón perfecto, lo que nos tratan de vender es un falso sentimiento de seguridad y control. Después de tener hijos lo único que podemos asegurar es que todo estará perfectamente descontrolado.

La verdad es que nada de lo que compremos nos puede quitar esa gran incertidumbre y cansancio que viene al ser padres primerizos a menos de que seas algún rey con nodrizas y no atiendas a tu recién nacido; pero si eres una persona común y corriente, aplica para ti.

En los últimos años hemos dado un paso más allá y ahora varias compañías han creado tecnología especial que monitoriza la actividad de tu bebé. Te puede decir sus movimientos, si ha ido al baño, su ritmo cardiaco, etc. y todo lo puedes ver en tu celular. Algunas empresas venden la idea de que vas a poder dormir tranquila, vas a tener menos estrés y vas a despertar más descansada por la mañana.

La verdad es que los bebés recién nacidos comen cada 3 horas con o sin esa camiseta de “Mimo”; con súper chupones o no la realidad es que no vas a dormir por varios meses, hagas lo que hagas. Existen aparatos que dícen, que pueden reducir la muerte de cuna o el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), que es tan trágica y que muchas veces no tiene explicación. Las empresas y varios estudios subrayan que estos nuevos productos NO previenen la muerte de cuna ni ninguna enfermedad o complicación mayor que llegue a tener un recién nacido.

Entonces ¿quieren que compre un monitor costoso que me dice ciertas características de mi bebé, que, seguramente, voy a estar aterrado viendo mi celular a cada minuto, estaré pensando si funciona bien o no la App, o si mi celular tiene pila, si no se mueve o se mueve mucho, o ya fue al baño? No gracias.

En el afán de tratar de controlarlo todo, perdemos confianza en nosotros mismos.

No me puedo imaginar a esos pobres papás primerizos muertos de miedo que tienen esos aparatos y que viven pendientes de su celular para ver como esta su bebé a pesar de tenerlo a lado. Estos medidores quitan la paz, crean más ansiedad y lo peor es que en vez de desarrollar ese sexto sentido que tienes como padre, el tener ahora la aprobación o no de un medidor o App, me parece muy mala idea. Mejor hay que confiar en el proceso.

No estoy diciendo que no compres nada, no es el caso. Si te hace feliz comprar ropa de algodón orgánica, date el gusto. Pero para todo lo demás informate con tu pediatra si de verdad es necesario. Te sorprenderás que realmente sólo necesitas un 20% de todo lo que puedes encontrar en tiendas especializadas para bebés.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa