Mis hijos pelean constantemente ¿Qué hago?

 

Fruto de la convivencia entre hermanos surgen los típicos conflictos que provocan quebraderos de cabeza no solo a los niños sino también a nosotros los padres. ¿En qué familia no hay peleas entre hermanos?

Como padres debemos enseñar a los hermanos a estrechar y fortalecer sus vínculos para que se lleven bien, se quieran, se apoyen los unos a los otros y compartan sus vivencias.

Es importante que averigües la causa de sus continuas peleas.

• Se trata de celos si tus hijos rivalizan por acaparar tu atención y cariño. Quiérelos por igual.

• Influye la diferencia de edad cuando los chicos reclaman a los mayores y estos se enfadan porque sienten que sus cosas y su espacio son invadidos.

• El motivo de las peleas también puede ser la rivalidad entre hermanos cuando compiten entre ellos por ser los mejores en algo (deporte, escuela,…).

 

Pon a tus hijos normas muy claras y recuérdaselas antes de sus juegos: comunicarse sin gritos ni malas palabras, respetar el turno, resolver los problemas dialogando, compartir, etc.

Una forma de evitar que se peleen es enseñarles a organizarse. Pide a cada uno que haga un listado de sus juegos y series de televisión preferidos para que cada día elijan democráticamente algunos.

Finalmente, Premia siempre la buena relación entre hermanos con besos, abrazos y elogios. De forma puntual (al término de la semana o del mes, o en algún día en concreto que tú decidas) también puedes recompensarles con sus postres preferidos, pegatinas, juegos, una tarde en el cine, o algo que a ellos les encanta. Buena suerte.

 

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa