Pilates durante el embarazo

 

Los movimientos del Método Pilates, con la asistencia de un profesional competente, reúnen todas las cualidades y requisitos para que la mujer tenga un embarazo saludable y un parto sin complicaciones. Al ser un programa de ejercicios ligeros, diseñado para fortalecer y tonificar los músculos mediante un suave estiramiento, permite el acondicionamiento cardiovascular, el fortalecimiento de la musculatura, el aumento de la flexibilidad, y una mejoría en la postura, coordinación, respiración y concentración

Se recomienda empezar a practicar el Método cuando las molestias de los primeros meses de embarazo comiencen a desaparecer, normalmente a partir del segundo trimestre, y siempre con la autorización médica. Si se realizan los ejercicios físicos, al menos en los últimos meses del embarazo, probablemente la mujer embarazada no tendrá riesgos de padecer hipertensión, lumbagos, infecciones urinarias, edemas, varices, etc.

Beneficios durante la gestación:

– Fortalecimiento de la pared abdominal, lo que favorecerá a la expulsión en el trabajo de parto.

– Prevención de la separación anormal de los músculos de pared abdominal.

– Disminución de la curva lumbar causada por el aumento de tamaño y peso del abdomen

– Disminución de la tensión generada en los músculos, a través de la relajación y estiramientos.

– Fortalecimiento de la musculatura de las piernas, estimulando la circulación sanguínea.

– Fortalecimiento de la musculatura de los brazos para adaptar la postura al aumento de peso y volumen del pecho.

– Mejoría del sueño y de la concentración

– Mejoría del mecanismo respiratorio debido a una mejor oxigenación de los tejidos y del bebé.

Beneficios después del parto:

– Rápida recuperación del posparto, fortaleciendo la zona abdominal.

– Reducción de los síntomas de incontinencia, mejoría de la circulación y estreñimiento.

 

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa