Que tu Hijo te vea como un Súper Héroe

Para los hijos nosotros somos grandes y fuertes porque representamos todo lo que quisieran. Nos idealizan y creen que lo podemos todo. ¿Imposibles? ¡Ni uno!

Sin embargo, si Superman tiene fallas y se debilita con kriptonita, no podemos esperar que no hayan situaciones que mermen nuestra fortaleza. Nos guste o no, nos tenemos que enfrentar a situaciones que derriben la ficción.

La imagen de admiración debe venir acompañada de un juicio de realidad, es decir, de la conciencia de que no somos perfectos, ni infalibles y menos súper poderosos. En pocas palabras: es necesario que nos vean tal cual somos y que presencien que así como logramos cosas que ellos no, la fórmula secreta es el esfuerzo, no la magia.

No obstante, el punto central para nosotros (los superhéroes) tiene que ver con la expresión de sentimientos; las consignas aprendidas por generaciones de que los hombres no lloran se repiten en la cabeza de muchos y nos llevan a una necesitad permanente de reprimir o bloquear y en el mejor de los casos, a negar y evitar las emociones con consecuencias indeseables.

Es imprescindible que los niños aprendan primero a identificar sus sentimientos y luego a expresarlos. De esta manera estarán en la posibilidad de desarrollar una serie de características positivas como empatía, comprensión, compasión y cualquier otra que los ayude a vincularse y adaptarse a su entorno.

Ser una figura importante es necesario, ser admirado es deseable, pero ser idealizado es riesgoso porque al basarse en fantasías que serán develadas, resultan pérdidas irreparables para los menores. Piensa en todos aquellos adultos que al saber verdades y situaciones no tan favorables de sus padres sufrieron un gran dolor, ¿quieres eso?

Quítate la capa

  • Hay que generar situaciones realistas. Después de todo, saber que mi papá es sólo eso no es tan malo e impedirá que al paso de los años, cuando me dé cuenta de que no es como Superman o el Capitán América, me sienta frustrado
  • Pregúntate si alguna vez viste al tuyo llorar. Quizá sí y te haya desilusionado, pero también es probable que después de eso hayas pensado que es un hombre y ser humano como todos, y que tu admiración y cariño por él sigan intactos. ¡Demuéstrale tus sentimientos!
  • No temas demostrar tus afectos. Por un lado le mostrarás cómo hacerlo y por el otro sabrá que sentir no tiene nada de malo.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa