Reconocer si tu hijo es feliz

Antes del año y medio

Los bebés lloran más de lo que ríen. Algunos estudios demuestran que, por razones de maduración neurológica, reconocen la incomodidad antes que la alegría, debido a que el llanto funciona como una llamada de alerta para que respondan a sus necesidades.

Desde el inicio, tu hijo empieza a tener comunicación facial y corporal que los adultos interpretamos como “está feliz,” “está triste” o “está enojado”, pero es hasta los seis meses cuando se da una relación más clara entre sus expresiones y las emociones que está experimentando.

Dos años en adelante

Alrededor de esta edad ya es más fácil identificar si un niño es feliz porque sonríe, juega, muestra curiosidad por conocer su entorno, parece interesarse cuando se encuentra con otros niños pequeños y no necesita la atención permanente de los adultos a su alrededor.

Los niños felices también tienen problemas, lloran cuando están tristes y a veces hacen berrinches, pero lo más importante es que han aprendido a levantarse cuando caen, se sienten seguros y confiados del amor de sus padres y, por lo regular, se divierten y disfrutan las actividades que realizan.

Sabrás que vive pleno si:

  • Está en constante movimiento: mientras más lo hace, más aprende
  • Duerme bien, se levanta con energía y con ánimos de enfrentar un nuevo día
  • Come con buen apetito y generalmente le gusta probar de todo
  • Mantiene su interés en una actividad aunque ésta sea difícil; sabe pedir ayuda cuando descubre que no puede
  • Es sociable y tiene amigos de diversas edades
  • Distingue y expresa sus emociones
  • Confía en los adultos y es capaz de experimentar sentimientos como gratitud y bondad
  • Tolera la frustración, disfruta los nuevos retos y se siente orgulloso de sus logros.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa