Una Madre feliz tiene una familia feliz

Muchas mujeres tienen algo en común: aman a su familia y a su trabajo. Lo curioso es que éste empieza siendo un hobby que las apasiona. A unas les gusta la cocina y acaban escribiendo libros de recetas, otras son blogueras y han encontrado maneras de vender su contenido para vivir de eso; a otras les gusta estar enfrente de la cámara y han creado un canal de YouTube sensacional con millones de seguidores. Y ¿saben qué? Muchas de ellas son mujeres venezolanas que deciden seguir su sueño.

No estoy sugiriendo que todos hagamos lo mismo, también creo que hay un factor de suerte en que tu hobby crezca y sea tan lucrativo, pero sí podemos poner como prioridad lo que a nosotras nos gusta y hace feliz, porque no se vale decirle a nuestros hijos más adelante que “dejamos todo por ellos y que por eso no pudimos hacer tal o cual cosa”. Eso es manipulación amigas, y no se vale.

¿Te has preguntado recientemente qué te gustaría hacer? La maternidad nos hace poner primero a nuestra familia y mucho después a nosotras, lo cual es normal, pero hasta cierto punto. Nuestros hijos nos necesitan mucho, sobre todo los primeros años, pero después vamos encontrando poco a poco momentos para otras actividades y aquí es donde debemos retomar nuevamente nuestra voz, lo que nos gusta hacer y nos llena.

Estoy convencida que las mejores mamás son las que se sienten satisfechas de lo que han logrado como madres y supieron cómo no perderse en el camino. Escuchar a tantas mujeres día a día que justo lograron esto, afirma esta teoría. Una madre feliz tiene una familia feliz, así de sencillo.

Debes haber ingresado en tu cuenta para comentar Ingresa